Tarde de sábado con aires de domingo

La pulsión del cambio ha llegado al barrio.
Lo sienten las gaviotas que coronan tejados,
los tenderos que sisan con viejos trucos,
el tiempo amarillo detenido en San Fernando,
noche adentro, donde inventamos promesas
y consumimos las premisas.

La pulsión del cambio ha llegado al barrio,
que despierta con un sol legañoso
que pinta aceras y terrazas,
que, bajo, nos dibuja el camino.

Hoy por hoy,
rebañamos las fuerzas desparejadas en cajones
y salimos a bebernos las últimas oportunidades;
pero todavía no nos lo creemos del todo,
aunque tengamos la certeza
de que la pulsión del cambio ha llegado al barrio.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s