Archivo de la etiqueta: Verso a verso

L’árbol del xardín

Hai un árbol nel xardín.
Foi semiente y
surdió ensin saber quién diba ser.
Les rames medráron-y acolumbrando’l cielu
ensin dexar d’escaecer la gravedá de la tierra.
Espoxigó,
fonte de vida,
y per un tiempu dionos fruta tienro.
Un día dímonos cuenta
de la verdá qu’esiste en nós:
el tueru afitó la realidá,
la medrana rompió-y les coraes
y la salvia buscó de nuevo’l cielu.

Agora,
hai un árbol muertu nel xardín.
Nun-y llate’l corazón,
los sos brazos, los que-y queden,
tán más cerca del suelu que de les ñubes;
pero les raíces aínda lu llanten nel mundu.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Inciso

Desangrarme por dentro
para poder sentir el eco del corazón
tañendo los últimos latidos.

¿Por quién doblan las campanas?
¿Por quién luce este llanto?

Lo demás era muerte y sólo muerte
a las cinco de la tarde.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

La ventana

Es sábado,
día de liturgia doméstica.
Lo veo a través de la ventana,
lo siento encima de mí:
los vecinos han abierto las ventanas
y sacuden con ímpetu las alfombras
formando un aquelarre de polvo y pelusa,
una tormenta gris estruendosa.

Los veo a través de la ventana
y sonrío.
Parece que achiquen sus miserias.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

La sombra de la grúa es alargada

Mástil de soledad, prodigio isleño,
flecha de fe, saeta de esperanza.

Gerardo Diego.

Vulneran su sombra
unos zapatos remendados,
unas ojeras por desesperanza
y una certera incertidumbre.
Un desierto de grava
y unos cimientos hundidos
separan un proyecto de vida
de una mera proyección
-a vueltas con las sombras-:

en medio de la nada más absoluta
les prometieron un oasis;
y en mitad de la nada
les dejaron la nada más obsoleta.

Y la mano de la mujer
busca su vientre, grande,
lo acaricia como tranquilizándolo
y sus dedos parecen buscar vida
-y la hay-,
una semilla que brote
con furia, con rabia, con ansia
para colmar sus corazones.

Mientras tanto,
la grúa sigue proyectando
sombras, especulación, pobreza,
nada.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Homo homini lupus

Este Sol es áspero,
desata mis ligaduras con el mundo,
me vacía de paciencia.
Pregunto:
¿nadie más ha perdido la inocencia,
el amor por la humanidad;
nadie ha naufragado
en la indudable realidad
de que el hombre es lobo
y vive permanentemente
en coto de caza?

¿Nadie?,
pregunto.

Y el eco crepita en mi ser.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Comunidad de vecinos

Han cambiado la bombilla
que tintineaba en el rellano
y han puesto una papelera en el portal.
Y el administrador le sonríe forzadamente
al octogenario del primero,
ofreciéndole una fingida renovación del inmueble
con las improvisadas mejoras.

Además de mearnos, llueve.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Oftalmos

Habrá que aplaudir el surco del ave
por el límpido azul
y caer en la osadía de renegar
del pez que busca en el reflejo del muelle.
Miraremos con ternura a la mano patria
en el portal de mi casa,
pero objetaremos de la que trabaja el cuero
y ha cruzado el reflejo, en el mar,
para compartir soledad y tristeza.

Quiero rehuir de los hipermétropes sociales,
de los que votan al tuerto.
Quiero, pero tengo los ojos borrachos de lágrimas;
y esa es otra forma de no ver.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized